Más Profundo, Más Milagros

En Lucas 5 encontramos una parábola sobre como Jesús muestra a Pedro y sus amigos como al ir más profundo encontrarán más milagros.

Al igual que en aquel entonces, hoy vivimos en un tiempo donde necesitamos enfrentar las diferentes situaciones por la fe para desatar lo sobrenatural de Dios en nuestra vida diaria.

 

Ir más profundo

Al acercarnos más a Dios y buscarlo nos hacemos más sensibles a Su voz.

Para ir más profundo en nuestra relación con Dios necesitamos dos ingredientes:

  1. Adoración
  2. Obediencia

Ambas cosas tienen que ver con rendirse delante de Dios y someter nuestra voluntad y nuestros deseos a Él.

Debemos recordar que adorar tiene que ver más con rendición y obediencia a Dios por amor que con música.

La música o las artes son expresiones de la adoración que nacen de un corazón rendido a Dios. Clic para Twittear

 

Más milagros

Los milagros suceden como resultado de la comunión o de la obediencia.

La obediencia a Dios continuamente va a desafiar nuestra razón. Clic para Twittear

Obedecemos cuando decidimos ejercitar nuestra fe. Es la fe la que nos impulsa a caminar en obediencia, como lo hizo Moisés: «Como viendo al Invisible».

 

Veamos el caso de Pedro, quien aunque lo había intentado muchas veces sin resultados creyó en Jesús y en Su Palabra, eso es fe en acción y eso agrada a Jesús.

Cada vez que Dios nos da una Palabra debemos pensar y actuar de acuerdo a esa promesa o a esa dirección de Dios. Entonces veremos como Dios respalda Su Palabra con Su gran poder.

Debemos ir más profundo en nuestra comunión con Dios para ser más sensibles a Su voz y cuando recibamos Su Palabra, actuar de acuerdo a ella, entonces el Dios Todopoderoso se manifestará.

 

Compartir