IMAGINA QUE VES

La forma más segura de creer el testimonio de alguien y que compruebe que estuvo allí es cuando afirma: “yo lo vi”.

Lo que vemos tiene un poder impresionante para definir nuestras experiencias. Clic para Twittear

Ver, hace que almacenemos imágenes y experiencias en nuestra mente y corazón que producirán comportamientos o formas de ver la vida en el futuro.

Lo que vemos es tan poderoso que puede llegar a definir cómo afrontamos la vida diaria. Por eso Jesús dijo: “yo hago todo lo que veo hacer a mi Padre”, de la misma forma lo que vemos terminará determinando nuestro comportamiento y acciones a diario.

Por eso debemos ser cuidadosos con lo que vemos, ya que el enemigo busca contaminar lo que vemos con películas, televisión, personas y todo tipo de imágenes que modifican nuestro comportamiento y acciones a diario.

Los hijos de Dios debemos cuidar lo que vemos siempre, sabiendo que muchas veces vivimos como “ovejas en medio de lobos” y conscientes que “no ignoramos las maquinaciones del enemigo”.

Cuidar lo que vemos protege la mente y el corazón de cosas que pueden terminar limitándonos o desviándonos del buen camino. Clic para Twittear

LO QUE VEMOS DETERMINA CÓMO INTERPRETAMOS NUESTRA REALIDAD

Después el Señor me dijo:
—¡Observa, Jeremías! ¿Qué es lo que ves?
—Veo una rama de almendro —contesté.
—Así es —dijo el Señor—, y eso significa que yo estoy vigilando y ciertamente llevaré a cabo todos mis planes.

Jeremías 1:11-12

Si vemos con nuestros ojos espirituales cada situación de la vida diaria entonces nos enfocaremos en gobernar esa situación desde el mundo espiritual antes que en el mundo natural.

Quien ve todo de manera natural solamente entonces vivirá en una realidad definida solo por lo natural y no podrá experimentar con facilidad lo sobrenatural de Dios por falta de expectativa que alimente su fe.

pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

Hebreos 5:14

Quien ejercita sus sentidos espirituales se hará consciente de la presencia de Dios siempre sobre su vida y verá sus obras sobrenaturales continuamente.

VER DESARROLLA LA VIDA ESPIRITUAL TANTO COMO OÍR

Entonces llamaron nuevamente a los apóstoles y les ordenaron que nunca más hablaran ni enseñaran en el nombre de Jesús.

Pero Pedro y Juan respondieron: «¿Acaso piensan que Dios quiere que los obedezcamos a ustedes en lugar de a él?

Nosotros no podemos dejar de hablar acerca de todo lo que hemos visto y oído».

Hechos 4:18-20

Dios habla continuamente y no solo con palabras sino también con imágenes.

Él habla en sueños en la noche y visiones en cualquier momento, trayendo una imagen que represente el mensaje que quiere transmitirnos.

Debemos ejercitar la capacidad de ver espiritualmente tanto como lo hacemos con el oír la voz de Dios, así tendremos muchas más posibilidades de ser guiados por el Espíritu Santo en diferentes situaciones de la vida diaria con nuestros sentidos espirituales.

PARA VER EN EL ESPÍRITU SE REQUIERE LA IMAGINACIÓN

Pero la persona que se une al Señor es un solo espíritu con él.

1 Corintios 6:17


¿Qué ves Jeremías?

La imaginación es tan importante como la capacidad de dormir y soñar en las noches, ya que nos mantiene saludables en el alma.

Los sueños en la noche es una gran forma en la cual Dios alimenta nuestra imaginación, ya que es mientras dormimos que todo puede pasar en nuestros sueños, no hay límites, al igual que cuando usamos nuestra imaginación.

Muchas veces Dios nos permite sentirnos seguros, poderosos o prósperos en un sueño en la noche y cuando despertamos aún podemos tener esa sensación. Esto puede alimentar nuestra imaginación para ver luego en la oración cómo sería nuestra vida así y alimentar nuestra fe para que Dios obre el milagro.

CONCLUSIÓN

Todo lo que Dios hace tiene un propósito, así que nuestra imaginación también lo tiene y es introducirnos a lo ilimitado, pues así es la presencia de Dios, Él no tiene límites, todo es posible para Dios, para el que cree todo es posible y todo lo podemos en Cristo que nos fortalece.

Compartir