Renovando La Mente En El Trabajo

Hechos 20:33-35

Para vivir en aceleración sobrenatural y rompimiento experimentando lo que ojo no ha visto, lo que oído no ha escuchado y lo que nadie se ha imaginado necesitamos ser renovados en nuestra mente para ser transformados.

 

La renovación de nuestra mente debe ser en todas las áreas y esto incluye el área del trabajo.

 

Debemos aprender y practicar las verdades del Reino de Dios para prosperar de acuerdo a Su Palabra y a Su plan.

 

Lastre

Quizá del germ. *last ‘peso’; cf. a. al. ant. last.
1. m. Material pesado, como arena o agua, con que se cargan una embarcación o un globo aerostático para aumentar su peso, y que al ser soltado les hacen ganar ligereza.
2. m. Persona o cosa que entorpece o detiene algo.

PRODUCTIVIDAD – Mateo 25:14

El principio de la productividad en el Reino de Dios es que lo que no es productivo o no se multiplica tiende a desaparecer.

 

En el Reino de Dios todo lo que se nos da es para que lo multipliquemos, para que sea productivo y de fruto.

 

En el Reino de Dios al productivo se le da más y al negligente se le pone al mismo nivel del malvado.

 

Se nos pedirá cuentas de lo que Dios nos dió para cumplir el propósito si lo volvimos productivo o no.

Debemos sacar de nuestra mente la cultura del dinero fácil, no existe el prosperar mágicamente sin trabajar.

 

Hoy muchos creyentes están corriendo tras los negocios multinivel y el networking o redes de negocios para ganar mucho dinero sin trabajar mucho, pero La Biblia enseña que el dinero fácil no existe.

¿Qué dice la Biblia sobre el trabajo?

Prov. 12:24 – Trabaja duro y serás un líder; sé un flojo y serás un esclavo.

Prov.28:19 – El que trabaja la tierra tendrá abundante comida;  

el que sueña despierto sólo abundará en pobreza.

Prov.18:9 – El que es negligente en su trabajo confraterniza con el que es destructivo.

Prov.10:4 – Los perezosos pronto se empobrecen; los que se esfuerzan en su trabajo se hacen ricos.

Prov.12:14 – Las palabras sabias producen muchos beneficios, y el arduo trabajo trae recompensas.

Prov.13:11 – La riqueza lograda de la noche a la mañana pronto desaparece; pero la que es fruto del arduo trabajo, aumenta con el tiempo.

Prov.14:23 – El trabajo trae ganancias, ¡pero el sólo hablar lleva a la pobreza!

Prov.21:5 – Los planes bien pensados y el arduo trabajo llevan a la prosperidad, pero los atajos tomados a la carrera conducen a la pobreza.

 

Genesis 1:27-28

Desde el principio el primer mandato y decreto de Dios sobre el ser humano fue sobre productividad, nos mandó a fructificar y a multiplicarnos.

 

1 Tes. 4:10-12

Como cristianos debemos ser trabajadores, productivos, no ociosos, sino ser personas responsables, no esperando depender de otros.

 

La productividad es parte de un buen testimonio de vida.

Muchos familiares de creyentes no se vuelven a Jesús porque le ven la pereza y la flojera a los creyentes.

 

2 Tes. 3:6-15

Esperar la venida de Cristo no significa quedarnos ociosos.

 

Si no somos productivos entonces damos mal testimonio y actuamos contrario a la fe.

 

Un vago o perezoso no debe ni servir en la iglesia porque se vuelve tropiezo por su mal testimonio para otros.

 

EXCELENCIA – Colosenses 3:22-25

El principio de la excelencia en el Reino de Dios es hacer todo como para Dios y no para la gente.

 

La excelencia realmente agrada a Dios pues viene de Su propio corazón, cuando Dios hizo la creación dice que vió Dios que era bueno porque estaba bien hecho, con excelencia.

 

Excelencia = Superior calidad o bondad que hace digno de singular aprecio y estimación algo.

 

Proverbios 22:29

NVI – ¿Has visto a alguien diligente en su trabajo?  

Se codeará con reyes,  y nunca será un Don Nadie.

RV60 – ¿Has visto hombre solícito en su trabajo?  

Delante de los reyes estará; No estará delante de los de baja condición.

 

Recuperamos la excelencia al acercarnos más en comunión con Dios, Él nos enseña cómo ser mejores cada día.

 

Daniel 6:1-4

Los hijos de Dios debemos ser las personas más excelentes en lo que hacemos porque esto también es una forma de predicar a Jesús demostrándolo en lo que hacemos.

 

El conformismo y la mediocridad es una evidencia de una mente no renovada y es la evidencia de la necesidad de más encuentro sobrenaturales con Dios que transformen el carácter a ser un reflejo de Cristo en todo lo que hacemos.

 

Daniel 1:19-20

Con Dios podemos ser diez veces mejores que los de este mundo en lo que hacemos, somos excelentes y entonces somos empoderados por Dios y llenos de Su gracia.

 

PROPOSITO – Mateo 6:33

El principio del propósito en el Reino de Dios está basado en que con Dios todo tiene que ver con un propósito, nada existe o sucede porque si, todo funciona con un propósito.

 

Todo lo que hacemos en la vida debe apuntar al propósito de Dios.

 

No pretendas conocer a plenitud cuál es tu propósito antes de empezar a caminar en el.

 

Enfoca cada esfuerzo en tu vida al propósito de Dios, solo así tendrás satisfacción en lo que haces.

 

La forma de encontrar la plenitud del propósito de Dios en tu vida es enfocarte en el Reino de Dios.

 

Todo propósito de Dios tiene que ver con el avance y expansión de Su Reino.

 

No existe un propósito de Dios fuera del enfoque de Su Reino.

 

Cada esfuerzo en nuestras vidas debe estar enfocado en el propósito de Dios que tiene que ver con algo para Su Reino.

 

La forma de hallar satisfacción en el trabajo es poniéndolo sobre la base del propósito de Dios enfocado en Su Reino.

 

Mateo 6:25-34

 

CONCLUSION

Filipenses 3:12-14

Es tiempo de seguir adelante, en aceleración y rompimiento viviendo a la manera de Dios y así vendrá Su bendición.

 

Compartir