Un Plan De Amor Para Los Tiempos Finales

Al ver tantas cosas impactantes e incontrolables afectando al mundo entero muchos se preguntan ¿qué está pasando? Veamos según La Biblia que es lo que está pasando.

Estamos en tiempos finales

En Mateo 24 Jesús describe algunas señales que nos indicarían cuando llegaran los últimos tiempos y vamos a ver algunos sucesos actuales que tienen mucho que ver con las palabras de Jesús.

¿Que está sucediendo?

  • Estamos en el megaciclo, esto quiere decir que aquello que no se ha cumplido, se va a cumplir en este tiempo antes que venga Jesús nuevamente.
  • Pasamos las lunas de sangre en las fiestas, esto indica que una temporada ha llegado a su plenitud y entramos al final de los tiempos.
  • Pasamos el año del jubileo, lo cual marca un reinicio en las cosas espirituales que afectan las naturales
  • Las señales se han cumplido, lo que Jesús hablo en Mateo 24 lo hemos visto cumplido en estos tiempos, con la característica especial que todo está sucediendo al mismo tiempo.
  • Israel es una nación, la higuera ha reverdecido. Siempre podemos ver los tiempos de Dios mirando a Israel, pues es la nación dueña del pacto con Dios.
  • Ya lo mencionamos antes, hay más terremotos, desastres naturales, terror, guerras y rumores de guerras que nunca, todo sucediendo al mismo tiempo.
  • Hay más falsos profetas que nunca, sectas con doctrinas de error por todo el mundo.
  • El ser humano se ha acostumbrado a vivir sin Dios ni ley, una vida donde se busca anular la existencia de Dios en la vida diaria produce el carácter egoísta de muchos en estos tiempos.
  • La maldad está llegando a su máxima expresión. Hoy vemos como la forma de vida que trajo destrucción a culturas antiguas en La Biblia, está en auge y busca tomar la sociedad por la fuerza para legalizar lo que La Biblia nos muestra que es claramente pecado.

 

Es tiempo de predicar de Jesús

Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.

Mateo 24:14

La última señal para que el Señor Jesucristo venga es que el evangelio del Reino sea predicado en todo el mundo.

Cuando predicamos estamos propiciando que la venida de Cristo sea pronto.

No podemos callar la verdad de Cristo en un tiempo como este.

Hay tanta necesidad en el mundo del amor de Dios, que necesitamos estar siempre disponibles para ser un canal a través del cual Jesús siga manifestándose a la gente hoy. Clic para Twittear

Mucha gente no conoce a Jesús porque no nos atrevemos a hablarles o no sabemos testificar correctamente o necesitan ver el poder de Dios en acción a través de nosotros para creer.

Quienes no conocen a Jesús esperan ver que Él es real a través de Su poder en nuestras vidas. Clic para Twittear

La predicación no da resultado si no llevamos una vida de santidad, porque la gente está viendo si Jesús es real en nuestras acciones y actitudes más que en nuestras palabras.

Puedes leer 2 Timoteo 4:1-8 para ver más sobre este tema.

 

La mejor época

Vivimos la mejor época de la historia, el movimiento de los hijos e hijas de Dios. Clic para Twittear

Cuando comiencen a suceder estas cosas, cobren ánimo y levanten la cabeza, porque se acerca su redención

Lucas 21:28

Es tiempo de tener el corazón y la mirada en las cosas del cielo, debemos estar siempre atentos y preparados para cuando Jesús venga.

¡Levántate y resplandece, que tu luz ha llegado!
¡La gloria del Señor brilla sobre ti!
Mira, las tinieblas cubren la tierra,
y una densa oscuridad se cierne sobre los pueblos.
Pero la aurora del Señor brillará sobre ti;
¡sobre ti se manifestará su gloria!

Isaías 60:1-2

Para el mundo, que está viviendo lejos de Dios viene juicio, pero para nosotros los hijos de Dios viene la manifestación de Su gloria.

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.

Romanos 8:14

No somos ya esclavos del temor, no es tiempo de temer sino de pararnos firmes en la verdad que somos hijos de Dios.

Esta es la etapa de la historia de la manifestación de los hijos y las hijas de Dios, donde vamos a vivir como Jesús tanto en carácter y santidad como en poder y comunión con el Espíritu Santo.

Vivimos en los tiempos finales.

Estamos aquí para dar testimonio de que Cristo vive hoy en nosotros.

Podemos estar confiados porque nos esperan días de gloria y victoria a nosotros los hijos de Dios.

Es tiempo de tener la lámpara llena de aceite que es la unción del Espíritu Santo con una vida de oración, estudio de La Palabra de Dios, fe, santidad, comunión y obediencia a Dios.

 

Debemos estar preparados porque Cristo viene pronto por los hijos de Dios, es decir, Su iglesia

Compartir