El Cumplimiento De La Promesa

El cumplimiento de la promesa de Dios empieza y termina en la persona de Jesús. Su venida para salvarnos constituye un testimonio maravilloso de la verdad de las promesas de nuestro Dios.

Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor. 

Lucas 2:11

EL CENTRO DE LA VERDADERA NAVIDAD

-La fecha (25 de diciembre)

-La cultura del mundo (rumba, parranda, trago, inmoralidad sexual, tristeza, depresión, melancolía, división familiar, deuda, afán por comprar)

-El trasfondo espiritual (demonios son enviados para dañar vidas y familias)

La verdadera navidad se trata de celebrar que Jesucristo vino, que el Dios Todopoderoso se hizo hombre y vino para salvarnos, esa es la razón de nuestra alegría y celebración. Clic para Twittear

JESÚS ES LA PROMESA DE ESPERANZA PARA LA HUMANIDAD

-Dios es el primero en profetizar la venida de Cristo desde el momento en que el hombre peca. (LIBERTADOR)

Pondré enemistad entre tú y la mujer,  

y entre tu simiente y la de ella;  

su simiente te aplastará la cabeza,  

pero tú le morderás el talón.

Génesis 3:15

Dios declaró que de la mujer nacería uno que le aplastaría la cabeza al diablo y ese es Jesús.(VICTORIOSO)

Jacob profetizó la venida del verdadero Rey descendiente de la tribu de Judá, que es Jesús. (VERDADERO REY)

El cetro no se apartará de Judá,  

ni de entre sus pies el bastón de mando,  

hasta que llegue el verdadero rey,

quien merece la obediencia de los pueblos.

Génesis 49:10

Dios le prometió a David que su trono duraría por siempre. (ETERNIDAD)

Tu casa y tu reino durarán para siempre delante de mí; tu trono quedará establecido para siempre. 2 Samuel 7:16

Dios habló por medio del profeta Isaías revelando cómo sería la venida del Salvador (AUTORIDAD – El principado sobre Su hombro)

Porque un niño nos ha nacido, hijo nos ha sido dado, y el principado sobre su hombro.  

Se llamará su nombre «Admirable consejero»,  «Dios fuerte», «Padre eterno», «Príncipe de paz». 

Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite sobre el trono de David

y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre.

Isaías 9:6-7

 

EL CUMPLIMIENTO DE LA PROMESA – VINO EL SALVADOR

Jesús es el cumplimiento de la promesa y las profecías dadas por Dios desde el Edén de enviar un Rey Salvador.

Ver Lucas 1:26-38; 2:1-20.

Todo se cumplió tal como Dios lo había declarado.

 

TODAS LAS PROMESAS DE DIOS SE CUMPLEN

El cumplimiento de la promesa de la venida de Jesús para salvarnos nos lleva a tener fe.

Si se cumplió todo lo que Dios declaró antes de Cristo entonces también se cumplirá todo lo que ha declarado a través de Cristo y después de Cristo.

 

PROMESA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO – Hechos 1:6-11

Si Dios cumplió con enviar a Jesús la primera vez, entonces también cumplirá con enviarlo por segunda vez.

 

PROMESA DE JUSTICIA AL FINAL DE LOS TIEMPOS – Mateo 25:31-46

Si Dios cumplió Su promesa de redención por medio de Cristo, entonces también cumplirá Su promesa de justicia por la fe en Jesucristo, al final de los tiempos.

 

EL JUICIO FINAL – Apocalipsis 20:11-15 NVI

Si Dios cumplió lo que profetizó por medio de Isaías sobre el Salvador y la forma como vendría entonces también cumplirá con el juicio final anunciado a la humanidad donde toda persona que no tenga su nombre en el Libro de La Vida será arrojado al lago de fuego.  

 

PROMESA DE UNA NUEVA CREACIÓN – Apocalipsis 21:1-8 NTV

Si Dios cumplió la promesa de poner un Rey eterno en el trono de David, entonces también cumplirá con llevarnos a una nueva creación mejorada y sin sufrimiento, donde El vivirá entre nosotros para siempre, y cumplirá con dejar los malvados fuera de ella.

Ver Ap. 22:6, 12-17.

Dios desea darnos sus promesas para que creamos y vivamos en ellas. Pues si todo lo que Dios prometió antes de Cristo se cumplió con la venida de Jesús, entonces todo lo que Dios prometió por medio de Cristo y después de Cristo también se cumplirá.

Por eso podemos estar alegres y confiados en Dios y en Sus promesas. Tenemos muchas razones para celebrar y no permitir la tristeza ni la melancolía.

 

Jesús nació

y nos ha dado una certeza de victoria

y una esperanza eterna

que nunca fallará

 

Compartir