Dios Mi Mejor Refugio

Las personas de La Biblia son un ejemplo que la vida no es color rosa, sin embargo quedó escrito acerca de sus luchas para que nosotros tengamos esperanza y refugio en Dios.

Salmo 3

El rey David en el salmo 3 abre su corazón a Dios vemos lo desesperado que estaba al estar rodeado de enemigos, entre ellos su propio hijo Absalón vr 1-2.

No importa cuan difícil se ponga podemos estar seguros de algo, él es nuestro mejor refugio,  podemos confiar en Dios en esperanza y contra esperanza por eso el Rey David en el vr 3 dijo:

Pero tú, Señor, me rodeas cual escudo;
tú eres mi gloria;
¡tú mantienes en alto mi cabeza!

David hace esta declaración en momentos de desilusión, desesperanza, traición, y vergüenza al ser despojado de su reino y tener que salir como un fugitivo. El creyó en Dios en medio del ataque del enemigo, confió en su protección, en que Dios era quien daba valor a su vida y no lo que hubiera alcanzado, confió en que Dios quitaría su vergüenza.

En los problemas debemos decidir optar por una actitud de clamor, oración, alabanza, adoración y confianza esto nos enseña este salmo vr 5-6:

Clamo al Señor a voz en cuello,
y desde su monte santo él me responde.
Yo me acuesto, me duermo y vuelvo a despertar,
porque el Señor me sostiene.
No me asustan los numerosos escuadrones
que me acosan por doquier.
Al buscar a Dios viene la paz verdadera,  nos mantenemos en fe,  podemos dormir y esperar un mañana porque a él nunca le ha quedado grande ayudar a los suyos.

 

Para concluir la historia, David sin ver el resultado escribió este salmo y Dios no lo dejó en vergüenza el volvió al reino, Dios destruyó a sus enemigos este siempre será el final para los que confían.

 

Hoy te ánimo a que no pierdas la esperanza, no se cuanto tiempo ha durado la lucha pero algo sé, Dios está peleando por ti y si perseveras verás el gran día que Dios creó para tu libertad,  pasó en David, en José, en Daniel, y así a lo largo de La Biblia todo el que confió en Él no quedó en vergüenza y tú tampoco quedarás en vergüenza.

 

Compartir