Gobernando Desde Las Alturas

Dios nos ha llamado a vivir gobernando desde las alturas, así que veamos como llevar a cabo esta importante asignación.

Puedes ver 2 Reyes 6:8-23 para descubrir parte de la impresionante historia de Eliseo, un gran profeta de Dios caracterizado por manifestar el poder sobrenatural de Dios en diferentes situaciones de la vida cotidiana.

El que no tiene el Espíritu no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente. 

1 Corintios 2:14

Veamos como Eliseo llego a ejercer autoridad y a gobernar desde las alturas sobre la nación de Israel aunque no era el rey.

Una vida de Comunión

Puedes ver Salmos 27:4-6

El Señor brinda su amistad a quienes le honran,
y les da a conocer su pacto. 
Salmos 25:14

Lo que hacía tan poderoso y protegido por Dios a Eliseo era la relación personal que tenía con Él.

Una vida de comunión con Dios fue lo que hizo de Eliseo un hombre importante y con autoridad para gobernar. Clic para Twittear

De la misma forma, en la medida que crezca nuestra relación con Dios, también nuestra influencia y autoridad a través de la oración y en la vida diaria irá creciendo a niveles que nunca imaginamos.

Es indispensable aprender que la comunión crece en la adoración, ya que es allí donde nos rendimos para ponernos de acuerdo con Dios y Su voluntad para nosotros cada día.

Sin adoración no hay comunión, pues al adorar entramos en un estado de admiración y asombro que nos permite creer de manera infinita en Dios, en Su amor y en Su gran poder.

La comunión toma tiempo, no es a la ligera, es necesario dedicar buen tiempo a la oración y la adoración para que crezca.

Es en la comunión donde Dios nos habla y nos da revelación. De esta manera es que podemos gobernar a través de la autoridad de Jesús que nos ha sido dada y se hace legítima en la comunión.

 

Percibir espiritualmente

Percibir en el ámbito espiritual es similar a ver con los ojos físicos, nos permite saber hacia donde va Dios desde el ámbito espiritual y no con los sentidos.

Percibir en el ámbito espiritual nos permite ver más allá de nuestros ojos.

¿Qué nos impide desarrollar percepción espiritual? Vivir en la naturaleza pecaminosa nos impide ver en el ámbito espiritual. Vivir en la carne nos impide ver la verdad.

Debemos pedir a Dios que abra nuestros ojos espirituales para conocer el ámbito espiritual.

 

Conocer nuestra posición en Cristo

Eliseo sabía quién era su Dios y quién era él para Dios. Esto es definitivo a la hora de ejercer autoridad a través de la oración en el ámbito espiritual.

Mientras no conozcamos y aceptemos nuestra identidad y posición en Cristo será muy difícil ejercer autoridad en el ámbito espiritual. Clic para Twittear

Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las regiones celestiales

Efesios 2:6

Nuestra posición en Cristo está por encima de todo gobierno y poder del enemigo.

 

Una vida de Perdón

El perdón hace grande a una persona aún más que el éxito personal. Clic para Twittear

Puedes ver Romanos 12:17-21

Somos la sal de la tierra cuando actuamos en la vida diaria como lo haría Jesús.

Siempre debemos hacer el bien, pues así estamos venciendo el mal, aún el mal que el enemigo planeó contra nosotros.

Permanecemos en victoria al permanecer haciendo el bien, como Dios quiere. Esto es indispensable para vivir gobernando desde las alturas.

Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales. 

Efesios 6:10-12

El perdón se da más fácil cuando entendemos que hay un trasfondo espiritual en cada situación.

El mismo Señor Jesús reprendió al enemigo en la vida de Pedro porque vio el trasfondo demoníaco en las palabras que él decía aunque parecían bien intencionadas.

Detrás de cada persona o circunstancia que se levantó debemos identificar donde el enemigo está actuando, así podemos mantener el corazón limpio de ofensas, resentimiento y amargura hacia otros.

 

Pidamos a Dios que nos abra los ojos espirituales mientras renunciamos a vivir y enfrentar cada situación desde nuestra carne, para ver lo que sucede en el ámbito espiritual en nuestra vida diaria.

De esta manera viviremos gobernando desde las alturas.

 

Compartir