Cómo Responder a La Resurrección

Hechos 1:1-5

 

Luego de resucitar y teniendo ya la victoria ganada, la autoridad recuperada y la redención completada, Jesús se ocupa de los temas más importantes para el Padre antes de ascender para entregarle Sus discípulos al Espíritu Santo.

 

¿Qué es lo importante que Jesús enseñó a la iglesia justo después de resucitar?

 

¿Sigue siendo esto relevante para la iglesia hoy?

 

¿Qué espera Jesús que hagamos hoy al conocer la victoria que ganó en Su resurrección?

 

Conoce la prioridad de Jesús – Hechos 1:1-5

 

La prioridad de Jesús después de resucitar fue el Reino y el Espíritu Santo.

 

La razón por la que Cristo les enseñó del Reino es porque ellos eran quienes continuarían con la labor de Jesús de demostrar y establecer el Reino de Dios en la tierra ahora como la iglesia.

 

La prioridad de Dios es Su Reino porque Su Reino se trata de Sus hijos, de las almas y Dios ama a cada persona que creo, por eso envió a Jesús para morir en nuestro lugar en la cruz.

 

Mientras la iglesia no le de la prioridad al reino de Dios, demostrándolo y estableciéndolo en vidas y territorios no experimentará el poder de la resurrección en la vida diaria.

La razón por la cual les enseño del Espíritu Santo es porque no existe el Reino de Dios sin el Espíritu Santo.

 

Ellos y nosotros no podemos manifestar ni establecer el Reino de Dios sin la persona del Espíritu Santo.

 

Comunión e intimidad – Juan 21

 

Es en comunión con Dios en una vida de oración y adoración que conocemos su corazón.

 

La comunión toma tiempo.

 

Es imposible tener comunión con Dios y no conocer lo que arde en Su corazón.

 

En el corazón de Dios arde el amor por la cosecha del tiempo final, quien no conoce realmente a Dios no logra entender su gran amor por la humanidad.

 

Compromiso – Ezequiel 47:1-6

 

La comunión y la revelación de Dios siempre nos llevan a hacer algo para Él.

 

El compromiso es cuanto Dios puede contar conmigo para lo que Él quiera, cuando quiera, donde quiera y lo que sea.

 

El compromiso siempre debe estar creciendo.

 

El compromiso te lleva a experimentar Su gloria. Toda persona realmente comprometida con Dios te hablará de sus experiencias con Él, no solo palabras sino Su poder manifestado.

 

Fuego – Daniel 7:1-2, 9-10, 13-14 (RV60)

 

Ese río de gloria que está fluyendo sobre nosotros, es un río de fuego del Espíritu Santo que nos empodera y nos capacita para vivir en este tiempo final como lo haría Jesús, en obediencia absoluta al Padre.

 

Tenemos el respaldo del Rey resucitado. el cielo está a nuestro favor, así que solo debemos llenarnos de ese fuego hasta que nos consuma, ser y hacer todo lo que Dios quiere que seamos y hagamos justo ahora para Su gloria, lo demás vendrá por añadidura.

 

 

Hechos 1:5

 

Hay un río de gloria que fluye hacia el oriente, es un río de fuego que está viniendo sobre el remanente para recoger la cosecha del tiempo final.

 

En estos últimos tiempos Dios va a empoderar en todo a quienes estén comprometidos con Su causa, es decir Su Reino.

 

Necesitamos ese río de fuego del Espíritu Santo justo aquí y ahora para ser punta de lanza en lo que Dios está haciendo ahora.

 

¿Qué puedes hacer ahora por Dios?

 

¿Qué harás?

 

Toma determinaciones hoy y haz tus compromisos con Dios

Compartir